mié. Feb 20th, 2019

Inauguración del ferrocarril Arica-La Paz

Era un día de fiesta en Arica. Banderas chilenas y bolivianas flameaban como anticipo de las celebraciones por la inauguración oficial del ferrocarril de Arica a La Paz, el 13 de mayo de 1913. La construcción de su trazado se daba en cumplimiento al Tratado de Paz y Amistad firmado por Chile y Bolivia en 1904.

“El Mercurio” otorgó amplia cobertura a la noticia. “Desde temprano la población -precisaban los despachos telegráficos- comenzó a repletar las inmediaciones del muelle y de la estación, mientras la bahía lucía fantástica con parte de nuestra escuadra alineada, a la espera de los actos frente a las delegaciones ubicadas en la gobernación (…)”.

En cuanto a las autoridades, se mencionaba a los ministros chilenos de Relaciones Exteriores, Enrique Villegas; de Guerra y Marina, Jorge Matte, y de Industria, Óscar Viel. También al presidente de la Corte Suprema, Galvarino Gallardo, al senador Gregorio Burgos y a los diputados Arturo Alessandri Palma y Malaquías Concha, entre otros. Dentro de la comitiva boliviana destacaban el ex Mandatario y Presidente electo, general Ismael Montes; el ministro de Relaciones Exteriores, Claudio Pinilla, y el ministro de Bolivia en Santiago, señor Sanginés.

Durante la ceremonia principal, el ministro Viel dio un extenso discurso: “En nombre de S.E. el Presidente de la República, don Ramón Barros Luco, cábeme hoy la honrosa satisfacción de inaugurar este ferrocarril, en compañía de tan digna delegación proveniente de Bolivia. Al fin hemos dado cima a esta obra internacional, que tantos esfuerzos ha costado y que tan trascendentales consecuencias traerá para el adelanto, el bienestar y la riqueza de dos pueblos hermanos (…)”. A continuación, intervino el ministro Pinilla, quien recordó “los esfuerzos comunes de los próceres americanos”, aludiendo a que se “estrecharán los lazos de afecto entre Chile y Bolivia”. Los festejos, por cierto, continuaron con banquetes, honores militares y desfiles amenizados por bandas que ejecutaron los himnos de ambas naciones.

Al día siguiente, se leía en el editorial de este diario: “La inauguración oficial del ferrocarril, en cumplimiento de un tratado internacional y como desarrollo de una política de amistad y unión duradera con Bolivia, es un solemne acontecimiento. Nada podía tener un significado de humanidad, civilización y política más alto que esta obra destinada a dar salida a los productos de la altiplanicie hasta el Pacífico”.

El programa oficial contemplaba el viaje inaugural del ferrocarril que llevaría a las comitivas desde Arica hasta La Paz, donde la delegación chilena fue recibida en el Palacio de Gobierno por el Presidente de Bolivia, don Eleodoro Villazón, “rodeado de sus ministros, altas autoridades y distinguidos representantes de la sociedad paceña”. Luego, en el Congreso, fue el presidente del Senado, Juan M. Saracho, quien homenajeó a los visitantes.

“El Mercurio” publicaba el telegrama del 17 de mayo de 1913 que el Presidente Barros Luco recibió de sus ministros en La Paz: “Hemos sido solemnemente recibidos (…). La acogida que se nos ha hecho supera todo elogio y nos obliga a retardar en un día nuestro anunciado regreso”.